Descubrimientos musicales: Bensé

por irisclago

No voy a negar que tengo cierta debilidad por la música francesa. Edith Piaf, Yann Tiersen, e incluso Madame Zarkozy, me tienen el corazón robado. Quizá sea por eso que en cuanto escuché a Bensé, mi último descubrimiento musical, me entró ese cosquilleo en el estómago que anuncia, inequívocamente, el inicio de unos cuantos meses en los que un disco sonará en loop en mi ordenador. La última vez que me sucedió no fue un disco, sino una canción: “Strange things will happen”, de The Radio Dept. También Maria Coma me provocó una fijación obsesiva con su Magnòlia (uno de los mejores discos que he escuchado en mi humilde vida).Y ahora le toca a Bensé y a su Réédition (de 2009, pero más vale tarde que nunca…).

Nada más escuchar las primeras notas de su single “Au grand jamais”, se llena uno de positividad. Sí, me diréis que es muy poppy y estaréis en lo cierto. Pero cuando una canción me quita las penas ya puede ser la más comercial del mundo o la más bizarra, me da lo mismo.  Ese aire de música de carretera, que te hace imaginar paisajes pasando frente a la ventanilla, trae un soplo de aire fresco, de vacaciones aunque no haya vacaciones, de verano aunque el sol esté escondido (como un anuncio de Estrella Damm, vaya). Aún así, en el CD tampoco faltan los temas tristones para tardes lluviosas a los que tan bien queda el acento afrancesado. Combinado con Daughter o lo más melancólico de Russian Red, puede ayudarte a crear tu mejor momento de autocondescendencia. Sin olvidar unas onzas de chocolate, claro. Así que Bensé tiene para todos los estados de ánimo. Y la abuelilla (ignoro si familiar del cantante) que se marca un “Alma, corazón y vida” al final de algunos de los temas no nos deja más remedio que dibujar una sonrisa.

A veces se encuentran por casualidad, a veces llegan de la mano de una recomendación, pero, vengan de donde vengan, los descubrimientos musicales son siempre placenteros. Y más si vienen de Francia…

Anuncios